Últimos días en El Alto

IMG_1338

Tras un fin de semana de descanso visitando el lago Titicaca  y el glaciar del Huayna Potosí, y una vez desaparecidos los síntomas del mal de altura que nos incomodaron durante los primeros días, comenzamos nuestra segunda semana de trabajo con las pilas cargadas.

IMG_1284El ritmo de las revisiones se incrementa y prácticamente no paramos de trabajar. Los niños de primaria acuden por las mañanas de 8:30 a 12:30 y los de secundaria por la tarde de 14:30 a 18:30. También revisamos a bastantes adultos, algunos de los cuales forman parte del programa de apadrinamiento que la ONG SAL (Solidaridad con América Latina) tiene en El alto, y otros son profesores o padres de alumnos  del colegio y la guardería de los Hermanos Menesianos.

IMG_1113Seguimos encontrando como ametropía más característica de la zona el astigmatismo con eje horizontal de unas tres dioptrías de media pero que puede llegar hasta las seis dioptrías. Este patrón se repite en los adultos jóvenes en ocasiones asociado a miopía. Entre las personas más mayores detectamos varios casos de présbitas que, por desconocimiento, no utilizan ningún tipo de compensación óptica.

En cuanto a patologías oculares destaca la presencia de pterigium y conjuntivitis debido al efecto de la radiación solar a IMG_1332una altura tan elevada.

El tiempo pasa volando y cuando queremos darnos cuenta nuestra aventura se acaba. Durante estas dos semanas hemos podido comprobar de primera mano la humildad de la población de El Alto y su escasez de recursos, pero también su educación y su respeto, hemos podido sentir su cariño y su agradecimiento.

IMG_1239Aprovechamos nuestro último fin de semana para visitar el impresionante salar de Uyuni.

Nos vamos con sentimientos contrapuestos, contentos por la labor desarrollada y por volver a casa con nuestras familias, pero tristes por dejar un país y unas gentes que nos han llegado al corazón. Esperamos volver algún día.

Damos especialmente las gracias a los Hermanos Menesianos por su hospitalidad y al personal de la posta por su amabilidad.

Imagen 275

El Alto: Primera semana

la foto 2

Comenzamos nuestra aventura el sábado día 19, muy cansados por el viaje pero con mucha ilusión.

El paisaje desde el avión a la llegada al aeropuerto de El Alto era impresionante, altas montañas mezcladas con nubes y un horizonte que más que el cielo parecía el oceáno.primer día (eva)

Justo al bajar estaban esperándonos los hermanos Menesianos los cuales nos acogieron como si fuéramos de la familia lo que nos hizo sentir como en casa.

Después de descansar un rato aprovechamos para visitar La Paz bajando con el teleférico, desde el que disfrutamos de unas vistas espectaculares

El domingo nos dedicamos a pasar el día tranquilamente, paseando por el Alto ya que era día de elecciones y no podían circular los vehículos.

primer día (barto)El lunes comenzamos a trabajar. Nos dirigimos a la Posta (Centro Médico que gestionan los Hermanos) donde íbamos a desarrollar nuestra labor. Conocimos a Verónica, la enfermera que día a día nos ayuda a organizar las revisiones.

Los dos primeros días comenzamos a trabajar con los más pequeños, niños de cuatro y cinco años, una tarea dura pero muy gratificante. Por la tarde les tocó el turno a los padres ya que los niños más mayores no tenían clase por ser festivo escolar y era difícil organizar que vinieran.la foto 6

El miércoles comenzaron a venir los niños más mayores y el ritmo de revisiones fue más continuo.

Hoy jueves se ha organizado una reunión con los padres para informarles de la importancia del uso de las gafas para el aprendizaje de sus hijos, en dicha reunión se ha aprovechado para entregar las gafas del anterior proyecto, instruyendo a los alumnos sobre el correcto mantenimiento de las mismas

Por la tarde hemos continuado con el ritmo normal.

En estos cuatro días de trabajo hemos podido constatar el alto porcentaje de niños con astigmatismo elevados y la necesidad de realizar campañas informativas para que comprendan la importancia que tiene el uso de las gafas que les prescribimos, ya que muchos de ellos dejan de usarlas.

la foto 1